Archivos Mensuales: noviembre 2011

LinuXpo 26NOV2011

LinuXpo
Fecha: 26 de Noviembre de 2011 

Hora: desde las 8:30am

Lugar: PDVSA La Estancia

Contenido: Exposiciones y Charlas de proyectos de Software Libre

Organizadores: Velug Maracaibo y Foro Energetico Humanista

Patrocinantes: PDVSA La Estancia, Academia de Software Libre Zulia, Fundacite Zulia, entre otros.

Anuncios

Diez cosas que NO debes poner en Redes Sociales

redessociales897

Un estudio realizado en 2010, reveló que más de 940 millones de personas, en todo el mundo, tienen una cuenta en alguna red social; esto equivale al 95 por ciento de los usuarios a internet. leanoticias.com

La consultora InSites Consulting, quien realizó dicha investigación, también muestra que Latinoamérica es el sector más incidencia en esta forma de comunicación, por ejemplo, en Brasil el 95 por ciento de los internautas cuentan con un perfil en alguna red social, mientras que Europa del Este y Asia sólo cuatro de cada 10 usuarios abren una cuenta.

Facebook, MySpace, Twitter, Hi5, Linkedin, Google+, Baboo, Youtube, entre otras tantas redes sociales, existen en el universo de internet para compartir  información con amigos, conocidos, familiares y gente desconocida.

Debido a la gran cantidad de datos que se comparten a través de estos medios, es necesario tener un control de lo que se publica, pues si es verdad que algunas de ellas están creadas con el objetivo de hacer relaciones profesionales, tampoco se puede tener una total confianza para introducir toda tu información.

Los siguientes son los diez datos que son preferibles, y muy recomendable, no postees en tus redes sociales; con el objetivo de tener mayor seguridad.

1. Conversaciones personales. La mayoría de las redes sociales, Facebook, Twitter, Google+, etc., cuentan con la opción de enviar mensajes directos a determinado contacto; es decir, que ningún otro contacto puede ver dicha información. Esta es la mejor manera de ser discreto, pues si lo publicas en tu muro, cualquier persona podría estar al tanto de lo que escribes.

2. Planes sociales. Si tu objetivo es hacer propaganda de determinado acontecimiento, postearlo en tu perfil es la mejor opción; sin embargo, mencionar que haces a cada paso que das, y en dónde estarás en los próximos días, no es la mejor idea; en algunas ocasiones esto puede causar problemas, con un ex, con tu actual pareja, amigos, familiares o de hasta propiciar alguna acción más grave como algún secuestro.

3. Dividir tus redes sociales. Si tienes enlazadas varias redes sociales como Facebook, Twitter, Messenger y LinkedIn, y todo lo que publicas en alguna de ellas se muestra en las demás, tienes que tener cuidado, pues cada una de estas páginas pueden tener propósitos diferentes.

Si mencionas que odias a tu jefe, que el fin pasado te pusiste una borrachera de aquellas, o cosas por el estilo, es probable que los interesados que han visto tu perfil en LinkedIn, red dedicada a cuestión profesional, no te tomen es serio para determinado puesto.

Así que lo recordable, es que secciones tus redes, al igual que los comentarios que exhibes en casa una de estas.

4. Datos de tus relaciones personales. Ya sea de la situación con tu pareja, de algún enojo con amigos o familiares, estas cuestiones deben de quedarse entre las personas involucradas, como dice el dicho, “Los trapitos sucios se lavan en casa”, pues corres el riesgo de que otras personas se metan y creen un chisme, que en vez de ayudar a solucionar el problema, lo agranden.

5. Fotos familiares. Desgraciadamente, en la actualidad, los delincuentes se valen de cualquier medio para obtener información, y si no tenemos las precauciones necesarias, como no hacer público nuestro perfil, lo más aconsejable es no agregar mucha información personal, especialmente fotografías familiares en las que describas quién es quien y qué hace; de esta forma tendrás mayor seguridad.

6. Información empresarial. A veces se hace fácil comentar lo que ocurre en nuestros lugares de trabajo, pero tienes que tener en cuenta que este tipo de datos son confidenciales para la compañía en la que laboras; además de que te puedes meter en un problema si tienes agregado a algún jefe o compañero algo comunicativo; así que evita este tipo de post.

7. Datos financieros. Al igual que el punto anterior, hay veces en las que se hace fácil mencionar cuentas bancarias, ahorros o adquisiciones, pero hay que tener siempre en mente que no todas las personas que tenemos agregadas como “amigos” o seguidores, no son de nuestra absoluta confianza, y que desafortunadamente cabe la posibilidad de que hagan mal uso de estos datos. No menciones tipo de tarjetas que manejas, ni los bancos que frecuentas.

8. Contraseñas. A lo mejor tienes alguna emergencia y necesitas que uno de tus conocidos haga alguna transacción, abrir alguna cuenta personal de correo electrónico, red social, etc., no se te curra postear en tu perfil estos datos, y en dado caso que lo hagas, el siguiente paso sería cambiarlos de inmediato.

9. Direcciones y números telefónicos. Pareciera que esto es obvio, sin embargo, en muchas ocasiones los jóvenes no miden las consecuencias de sus actos y con tal de conseguir amigos o ingresar a determinado grupo social, ingresan sus datos en las redes sociales.

La dirección de tu casa, lugar de trabajo o escuela, así como los números telefónicos son información muy personal, que se debe restringir a conocidos muy cercanos y de confianza.

10. Rutinas. Es verdad que una red social es un instrumento de comunicación y muchas veces de desahogo y expresión, pero no hay que excederse, pues hay personas que desde que despiertan hasta que se duermen están mencionando todo lo que hacen, frases como: “Hoy como todos los martes, es día de…”, “Iré de nuevo al supermercado ubicado en…”, no son recomendables, pues estas poniendo sobre aviso de tus pasos a personas con no buenas intenciones.

Vía La Patilla

Más de la mitad de usuarios de teléfonos celulares sufre de nomofobia

La palabra viene del inglés ‘no mobile’. Consiste en el temor de perder, olvidar el móvil o tenerlo descargado

España, Teléfonos inteligentes, Nomofobia
A dos manos. Para muchos usuarios es imprescindible llevar el celular a todos lados. (AP)

MMMQ

El siglo XXI trae lo suyo. Especialistas españoles han detectado una nueva fobia que la padece el 53% de usuarios de teléfonos celulares. Se trata de nomofobia. La palabra viene del inglés ‘no mobile’; es decir, sin móvil o celular. La nomofobia es considerada una patología tecnológica y consiste en el miedo irracional a salir a la calle sin celular, olvidarlo, perderlo, que se descargue la batería o estar en una zona sin cobertura.

No hay datos en el Perú, pero la encuesta española señala que los hombres son los más afectados: 58% frente a un 48% de las mujeres. Quienes poseen un smartphone (teléfono inteligente) son más propensos a padecer la nomofobia. El asunto también viene siendo estudiado por la Universidad de Kansas (EE.UU.) y por expertos australianos.

SÍNTOMAS
Entre los principales síntomas que presentan estos enfermos tecnológicos del siglo XXI están la agresividad, la dificultad para concentrarse y la inestabilidad emocional. No tener el celular a mano, la descarga de la batería o estar en una zona sin cobertura es un vía crucis para la creciente legión de nomofóbicos, según revelaron los usuarios españoles encuestados. Así, un avance tecnológico que debiera facilitar y hacer más agradable la vida, se convierte en un elemento de estrés y de limitante dependencia psicológica.

Si al salir de casa se percata de haber olvidado el aparato y eso le genera ansiedad al punto de tener que volver a recogerlo –por lejos que esté–, es más que probable que caiga en la categoría de nomofóbico.

Según la revista venezolana “Vida efectiva” es fácil distinguir a un nomofóbico: en las reuniones con amigos, en la universidad, en el trabajo, en la casa y hasta en el baño habla por celular o manipula el teléfono para leer mensajes. Al menos cada 2 minutos mira la pantalla, aunque no espere ninguna llamada. Puede olvidar todo menos su celular. Los lugares que no permiten el uso del teléfono celular, como cines, bancos, aviones, ciertos restaurantes, iglesias, entre otros, le generan estrés.

NUEVA VIDA SOCIAL
Según investigadores australianos, la elección del modelo de celular es otro factor estresante. Esto porque a ciertas personas los teléfonos celulares inteligentes les dan un sentido de pertenencia a un grupo social determinado y porque han empezado a expresar su identidad a través del modelo del aparato.

Los estudiosos señalan que hay quienes se pasan hasta seis meses tratando de elegir el equipo y el plan de pago más adecuados, mientras que las ofertas, la publicidad y las tendencias los confunden.

Un estudio de la Red Australiana de Acción del Consumidor de Comunicaciones, de la Universidad de Deakin, reveló que algunos usuarios se sienten desplazados si tienen el modelo ‘equivocado’. Para el doctor Paul Harrison, que lideró al grupo de investigadores, esto se debe a que los teléfonos, especialmente los smartphones, se asumen cada vez más como un modo esencial de operar en el mundo moderno. “Si quieres una vida social, tienes que mantenerte conectado. No es un juguete”, afirma el doctor Harrison.

A esto se suma una encuesta de Research In Motion (RIM), fabricante de Blackberry, que revela que el 60% de usuarios coquetea virtualmente vía mensajes de textos de sus celulares. La experta en relaciones de pareja Katia Loisel-Fury escribió: “Desde que los teléfonos móviles se convirtieron en tendencia, las relaciones amorosas sucumbieron a la presión y ansiedad asociada a la espera de una respuesta, a lo que se conoce como la carta de amor de 160 caracteres”.

UNA REVELADORA ENCUESTA
Una encuesta hecha por RIM sacó a la luz que 4 de cada 5 usuarios cree que debe contestar un mensaje de flirteos, de texto o SMS, el mismo día. Ignorar el mensaje genera estrés en 2 de cada 3 usuarios y 87% de ellos usa los mensajes para invitar a salir al alguien.

Según expertos, esto sucede porque permite que el coqueteo sea menos confrontacional e invasivo, además porque es más fácil romper el hielo y ayuda ser emocionalmente más atrevidos. No en vano el 77% contestó que estaba bien terminar una relación usando los mensajes de texto.

Todo esto hace comprender mejor la nomofobia: para muchos su vida social, amorosa, familiar y de trabajo, su identidad y estilo dependen de un aparato, a falta de habilidades sociales que les permitan otro tipo de lazos.

SEPA MÁS
En la actualidad hay 5.000 millones de teléfonos celulares en uso en todo el mundo, unos 30 años después de su lanzamiento comercial.

Visto en El Comercio

Lecturas relacionadas:

Hackers… ¿Qué sabemos de ellos?

Hace algunos días un presunto hacker turco amenazaba a varios medios franceses por sus supuestas críticas al Islam. Poco antes el colectivo Anonymous saltaba a las portadas enfrentándose a los cárteles de la droga y con un anunciado pero no consumado ataque a Facebook. Páginas del gobierno israelí fallaron a raíz de los que primero se consideró un ataque informático y luego se desmintió.

Éstas y muchas otras acciones han saltado a las portadas en los últimos días. Sin embargo estos casos descubiertos –o publicados- son sólo un mínimo porcentaje de todos los que realmente suceden en la red. La mayoría de ellos ni se revelan ni se descubren. ¿Somos conscientes de ello? ¿Cómo actuar ante este fenómeno?

¿Qué se considera un hacker?

Según lo entendemos hoy en día, el término hacker tiene es un concepto muy amplio e incluso ambiguo. Como norma general son expertos apasionados en la informática, sobre todo en lo que concierne a la seguridad de los sistemas.

Technischer Hinweis: Aufnahme durch ein Vergroesserungsglas. +++ Ein Mann haelt in einer gestellten Szene einen Schluessel am Montag (10.10.11) in Rastede vor einen Computerbildschirm auf dem ein Mustertext im Quellcode-Typ Al igual que el guante de los ladrones, en este colectivo se distingue entre los de Sombrero Negro (Black Hats), que tienden a trabajar en el “lado oscuro” de la red abriendo accesos sin tener autorización para ello, y los de sombrero blanco (White Hats), responsables de la seguridad informática en los sistemas que se dedican a cerrar agujeros o solucionar fallos (ethical Hacking). Otros, denominados de Sombrero Gris (Grey Hats), pueden trabajar para ambos bandos.

Además de esta diferenciación, cabe distinguir entrecrackers (expertos en violar sistemas de seguridad informática) y hackers, más dirigidos a defender el software libre.

A lo largo de los años, la acción individual ha progresado en muchos casos hacia un fenómeno colectivo con lo que se denomina como “hacktivismo”, movimientos organizados en torno a redes anónimas que persiguen un objetivo común. Uno de los exponentes actuales más conocidos es la red Anonymous, tan en boga en estos días.

Tarjetas de crédito, uno de los botines más codiciados por los piratas. ¿A qué tipo de datos pueden acceder los hackers?

Mientras navegamos en Internet muy pocas veces somos conscientes del rastro digital que dejamos. Buscadores, servidores de correo, administradores de anuncios, redes sociales y otros muchos servicios de Internet recolectan esta enorme cantidad de datos privados: dirección de IP, el número de tarjeta de crédito, el navegador o sistema operativo utilizado o las páginas vistas. Entre otras cosas, los utilizan para “adaptar” y dirigir el contenido al usuario.

Aunque sea el usuario quien voluntariamente deja estas pistas personales en la red (muchas veces aceptando cláusulas de privacidad), hay que tener en cuenta que todos estos datos son susceptibles de ser robados por cualquier persona con ciertos conocimientos sobre sistemas de seguridad. Es decir, también por hackers malignos. Exactamente igual que cualquier otro tipo de información digitalizada pertinente a una empresa que haya sido almacenada en sus sistemas.

Y si bien la legislación dirigida a regular este almacenamiento de datos trata de proteger al usuario, debido al continuo y rápido desarrollo de la red, a veces llega tarde o simplemente, no llega.

¿Cómo es el marco legal para el almacenamiento y uso indebido de datos en Alemania?

bar; sad; art; man; male; jail; dark; room; clip; cell; cage; issue; grief; black; small; guilt; crime; judge; block; regret; narrow; vector; stress; caught; shadow; social; figure; lockup; punish; prison; sorrow; arrest; failure; justice; convict; problem; sadness; judgment; sentence; negative; prisoner; criminal; judgement; detention; condemned; punishment; silhouette; illustration; rehabilitationLa legislación alemana regula los ataques, robo y utilización no autorizada de datos diferenciando entre dos tipos: datos personales como el número  de teléfono, la cuenta del banco, la dirección IP,  y datos anónimos como las cookies y similares. Para almacenar los primeros es necesaria la autorización del usuario, mientras que los segundos pueden ser almacenados sin autorización; por regla general, hasta un máximo de 90 días.

En cuanto a los ataques y uso indebido, como nos cuenta el abogado especializado en redes sociales y protección de datos Sebastian Dramburg (@dramburg en Twitter), el umbral de la legalidad se cruza simplemente cuando un usuario usa o recopila datos sin autorización. Por ejemplo, buscar direcciones de correo electrónico para enviar un boletín electrónico.

En el caso de ataques a empresas, el código penal alemán no contempla un delito explícito como “hackeo”. Pero sí lo regula sobre la base a artículos referentes a fraudes informáticos o manejo indebido de datos. Si además del mero robo, el tráfico de datos le supone pérdidas o daños a la empresa, no sólo entraría en juego la responsabilidad penal sino también la responsabilidad civil a la hora de indemnizar a la empresa.

 

Autor: Jose A. Gayarre

Editor: Rosa Muñoz Lima

Vía DW-World

A %d blogueros les gusta esto: